Inteligencia emocional versus coeficiente de inteligencia

El término Coeficiente de Inteligencia (CI) nace de la mano del psicólogo Lewis Terman en la universidad de Stanford durante la I Guerra Mundial. Su objetivo era clasificar la  inteligencia de las personas a partir de un examen escrito. En dicho examen se califica los conocimientos matemáticos, lingüísticos y de razonamiento. Lo más sorprendente es que desde entonces vivimos divididos entre las personas que sí son inteligentes y las que no lo son.Se habla de un único tipo de inteligencia casi innata, que no se puede modificar; o la tienes o no la tienes.

Es común encontrar personas con capacidades muy limitadas que comentan con gran orgullo su número de Coeficiente de Inteligencia para hacer ver a priori que estás  hablando con personas sumamente inteligentes, “por encima de la media”. Años después, esas mismas personas y sus coeficientes han fracasado tanto en sus negocios como en sus vidas sociales.

Ese dato es como si nos dijeran que la persona que más corra de una determinada forma por un camino es la más inteligente. Todos pensaríamos: “qué tontería, no es el más inteligente sino el más preparado para este tipo de forma de correr y para este tipo de camino. Si lo llevamos a otro ambiente, con más horas de carrera y con otra forma de correr seguramente ganarían otros”. Lo mismo ocurre con los test de CI. Sacan mayor nota los más preparados para ese tipo de test. Por si la vida no nos demostrara a cada paso que damos que el número de CI no significa nada, hay estudios realizados por la Universidad de Illinois donde han seguido la trayectoria de los estudiantes con mejores calificaciones. Al cabo de 10 años de haber terminado la Universidad, estos alumnos brillantes no tenían más éxito laboral ni social que sus compañeros que habían quedado por detrás de ellos en las listas de exámenes. Por el contrario, en un 90%, sus éxitos laborales y personales estaban por debajo de la media comparados con el resto de alumnos de sus clases.

Howard Gardner, psicólogo de la Facultad de pedagogía de Harward escribió un libro que trataremos de resumir, donde refuta claramente el concepto de CI y habla con absoluta  claridad de nuevos tipos de inteligencias. Gardner divide en siete las variedades de  inteligencia. Número que irá variando conforme el ser humano siga evolucionando y que él mismo a subdividido y multiplicado varias veces hasta llegar a veinte. Dentro de las siete primeras que hemos mencionado encontramos:

  • Inteligencia verbal es lo que conocemos como inteligencia académica
  • Inteligencia lógico-matemática ( asociada con la inteligencia académica )
  • Inteligencia espacial asociada con escultores , artistas .
  • Inteligencia kinéstesica ( desarrollada en deportistas de élite , bailarines etc )
  • Inteligencia musical ( asociada con artistas como Beethoven , Mozart etc)
  • Inteligencia personal ( inteligencia que podemos encontrar en muchos líderes
  • Inteligencia intrapsíquica ( lo que conocemos como intuición )

A todos nos pasa que sentimos internamente que somos “buenos” para algo y que no lo hemos desarrollado .

María es una mujer de 70 años cuya pasión desde pequeña ha sido el baile. Jamás ha tomado clases de baile, sin embargo ella siente que si desde pequeña hubiera trabajado esta capacidad hubiera podido ser bailarina, o por lo menos, hubiera desarrollado una parte que está frustrada en su interior. Al marido de María nunca le gustó bailar, así que tampoco pudo compartir esta pasión con él. Cuando hace unos meses murió su marido se apuntó a clases de  baile, no quería dejar pasar más tiempo sin dedicase a desarrollar un potencial que ella sentía que poseía desde siempre. Su clase de baile se ha convertido en el momento del día en que se siente bien.

Si en nuestra educación no se tuviera en cuenta el CI sino que se trabajaran todas  nuestras capacidades conseguiríamos, en primer lugar, niños mucho más felices y futuras personas más plenas. Se erradicaría el fracaso escolar y podríamos tener más conocimiento sobre las capacidades en las que necesitamos trabajar más. En resumen, nos enseñarían a mejorarnos a nosotros mismos.

Este artículo publicado por la Organización de Inteligencia Emocional en España, explica de forma clara y contundente el tema del que estamos hablando: “Está científicamente probado -por diversos estudios y estadísticas- que las cualidades personales son dos veces más importantes que los conocimientos técnicos, en lo que respecta  al progreso  nómico. Otros estudios serios y cabales han puesto de manifiesto, también, y de manera indudable, que, a igual preparación técnica, las características de la personalidad son de una  importancia capital para alcanzar y mantener posiciones que impliquen continua superación.

Hoy en día, cualquier responsable de recursos humanos o ejecutivo, concede suma importancia al carácter personal del individuo cuando selecciona a un empleado o colaborador.

Han aprendido, por propia iniciativa o a la fuerza, cuánto perjudica o favorece para el buen funcionamiento de un equipo de trabajo una persona emocionalmente sana.

La Secretaría de Orientación Vocacional de la Universidad de Harvard estudió las razones de la pérdida de empleo por parte de cuatro mil trescientos hombres y mujeres de diversas empresas, y descubrió que, por cada dos casos en que esa pérdida se debía a defectos de la personalidad, sólo uno correspondía a ignorancia de cuestiones técnicas o ausencia de la debida pericia. La mayor parte de las bajas se había originado por la falta de cooperación, por no inspirar confianza, carecer de iniciativa, etc.

El Instituto Carnegie de Tecnología, en otro estudio, y analizando el caso de diez mil personas, informaba que el 15 por ciento del éxito se debe a la experiencia técnica, y el 85 por ciento a las cualidades personales: conducta, integridad, observación, imaginación creadora, decisión, adaptabilidad, dirección, habilidad organizativa, expresión, conocimiento. Tales cualidades no sólo son deseables en una oficina, en un comercio o en una fábrica; siempre son necesarias para el buen éxito de hombres y mujeres en cualquier actividad o área de la vida.

Aun en la ingeniería, una materia que a priori parece fundamentalmente técnica, es más necesario para triunfar el componente emocional que el académico. Un estudio donde las clasificaciones de los caracteres e inteligencia de graduados de la escuela de ingeniería de la Universidad de Purdue han sido cuidadosamente estudiados. Durante cinco años y medio, los ingenieros más capaces de Purdue desempeñaron sus respectivos trabajos y ganaron un sueldo anual promedio de $31.536. Durante el mismo período de tiempo, los técnicos clasificados como de menor capacidad intelectual en el grupo, aquellos que apenas lograron graduarse, obtuvieron un sueldo promedio de $29.736. Esto revela una ventaja de $1.800 anuales en favor de los mejores cerebros. Pero el poder del carácter personal también  fue objeto de estudio, y después de cinco años y medio de trabajo, los técnicos mejor clasificados por su personalidad, obtenían un promedio de $ 36.000 al año, frente al de  $24.696 que lograban los que no eran tan estimados bajo este concepto. Lo cual indica una ventaja de $11.304 anuales, que debía atribuirse a las virtudes del carácter. Los mejores intelectos, comparados con los más modestos, rendían un beneficio no superior a $1.800 por año. El mejor carácter, respecto al menos estimado, aportaba una ventaja personal menos $11.304 por año. La bonificación obtenida por la mejor personalidad era seis veces superior a la que lograba la mejor formación técnica.

Los elementos específicos aportados por este informe de Purdue difieren en algo de los que ponen de manifiesto otros estudios, pero en lo básico, las cualidades requeridas son similares: entusiasmo, tacto, confianza en sí mismo, memoria, energía, corrección, espíritu cooperativo, lealtad, sinceridad, originalidad, simpatía, interés social y… buen humor.

Ciertamente, las ganancias no constituyen una medida completa del éxito de una persona. Ellas, sin embargo, son una definida manifestación de mérito e indudablemente, un  resultado apetecible; y cuando se considera que aquellas cualidades de la personalidad que traen el buen éxito en los negocios y profesiones, son las mismas que también enriquecen y valorizan la vida considerada en todas sus actividades, entonces ese criterio adquiere más significativa importancia”.

 

 

About these ads

21 pensamientos en “Inteligencia emocional versus coeficiente de inteligencia

  1. Pingback: Inteligencia emocional versus coeficiente de in...

  2. Impresionante artículo que enfatiza otras áreas de inteligencia a parte de la académica, sin duda motivo de explicación de las grandes mentes humanas, por ejemplo Einstein. Un lujo.

  3. Hola Begoña,
    Has tratado un tema en post que francamente me fascina, Inteligencia racional vs inteligencia existosa.
    ¿Cuanta gente conoce a Marilyn vos Savant?
    Es la mujer con el coeficiente intelectual más alto del mundo CI=228 y sin embargo es poco conocida, tener un CI elevado no asegura triunfar en el trabajo y en la vida.
    Hace poco me dijeron una frase que resume muy bien tu post “No importa lo inteligente que eres sino en qué lo eres”, y para ello resulta imprescindible trabajar nuestra capacidad personal de
    gestionar nuestras emociones permitiéndonos dar lo más de uno mismo.
    Un saludo.

  4. Este es un tema que me apasiona y el cual considero poco explotado en la práctica en la actualidad. Precisamente mi proyecto de máster consistió en la relación entre inteligencia emocional y la prevención de riesgos. Como el tener en consideración la inteligencia emocional tanto en la selección como en la gestión de la empresa. influye en la prevención de riesgos laborales e indirectamente en su productividad y eficacia.

  5. Pingback: » Inteligencia emocional versus coeficiente de inteligencia

  6. Mi opinión acera de este artículo es negativa. Me parece que los comentarios carecen de rigor, se basa en comentarios, algunos sin fundamento y otros bastante ambiguos. No se puede llamar rigor a echar por tierra los estudios de inteligencia de Schmidt y Hunter (1998), basados en más de 80 años de investigaciones en inteligencia. Y, menos riguroso comparar este estudio con los resultados de la Inteligencia Emocional, y sin comentar si quiera los resultados de ambos estudios (los coeficientes de fiabilidad y validez de Schmidt y Hunter, así como otros, están disponibles; ¿y los de Inteligencia Emocional?
    Otro dato erróneo es presentar los estudios de Gadner como contrarios a los estudios clásicos de la inteligencia. Además, ¿Por qué cita a Terman, y no a Binet, por ejemplo?)
    Otros comentarios acerca de que la inteligencia no predice éxito en la vida… pues, como “el tocino y la velocidad”.
    Lo lamento, me parece un artículo sin el rigor que se merece este tema.

  7. Pingback: Inteligencia emocional versus cociente intelectual | desQbre - Psicología y Formación

  8. Por cierto, el tema de la inteligencia emocional es muy interesante, no sólo por lo que podemos aprender de ello, sino también por lo que puede aportarnos como personas. Por suerte, somos más los que estamos atentos a esta inteligencia y tratamos de integrarla y /o desarrollarla en nuestro cotidiano.
    Sólo en un punto del artículo no acuerdo, y se refiere a la división que hace Howard Gardner, si bien es cierto que es un extracto del libro, creo profundamente, que mientras sigamos dividiendo como lo venimos haciendo, más difícil se hará la compresión de ser esto que somos, seres humanos.
    Somos seres completos, puede que necesitemos parcializar para poder entendernos, pero no debemos perder de vista la integridad de todas esas partes que nos componen.
    Gracias por compartir.
    Saludos
    nélida

  9. Desgracidamente, Virgilio, la educación, durante años, no ha tenido en cuenta la inteligencia emocional, generando un sistema en el que se clasifica al alumno en base al conocimiento y el coeficiente de inteligencia. La inteligencia emocional pone en evidencia que uno de los fines de la educación es la felicidad de la pesona. Hace poco entrevistábamos para nuestra web una maestra de Pedagogía Terapeútica que nos hablaba de la importancia de las emociones en el aula. Comparto el enlace por si te interesa: http://vocesdeaprendizaje.org/voces/entrevista/aprender-es-vivir-educar-desde-las-emociones/

  10. Buenos días Voces de Aprendizaje totalmente con lo que decis pero Virgilio persona a la que admiro sobradamente por su valía en rrhh no es el autor de este artículo hecha esta puntualización agradezco el detalle de comentar el artículo y estoy muy de acuerdo con lo que comentan .
    Saludos
    Begoña

  11. Hola Begoña, creo q está muy bueno el artículo y sobre todo práctico… lástima que en las escuelas esto no se esté llevándo a cabo…. creo q si logramos que junto con la parte académica llevemos a la par el estudio de habilidades, desarrollar capacidades de afrontamiento, etc… como bien dice el artículo lograremos que las personas en el futuro tengan mejores capacidades y habilidades para enfrentar los retos que nos pone la vida día a día… la capacidad de resiliencia… gracias.. ojalá y continúe escribiendo estos artículos tan ricos en sabiduría.

  12. Pingback: Inteligencia emocional versus coeficiente de inteligencia | EMPLEO SIN FRONTERAS

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s