No puedo agradar a todos para estar bien

Había una vez un hombre que subía una cuesta con su hijo y un burro.
Primero iba subido él sobre el burro mientras el hijo caminaba y alguien le dijo:
– ¿No le da pena que su hijo pequeño vaya andando?
Entonces subió al niño y él pasó a caminar, pero alguien dijo:
– Niño ¿no te da vergüenza de que tu padre vaya andando?
Optaron por caminar los dos y alguien comentó:
– Mira que tontos, llevan un burro y no lo aprovechan para subir la cuesta.
Por último, se subió el padre y el hijo en el burro, pero alguien acechando dijo:
– Pobre burro, mira estos dos cómo abusan de él.
Cualquiera que le guste criticar, siempre encontrará un motivo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s