La empatia como base de la vida .

La definición que aparece en el diccionario es: “Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro”. La empatía es algo fundamental en nuestras relaciones personales. Con frecuencia nos encontramos en situaciones en las que las personas que nos acompañan nos hablan de sus emociones a través de gestos, movimientos corporales, tonos de voz, en definitiva, lenguajes no verbales. La clave para saber sobre las emociones de los demás está en la capacidad para captar esos lenguajes no verbales de los que hablamos.

En el libro “Inteligencia Emocional”, Daniel Goleman afirma que: “Una regla general utilizada en las investigaciones sobre la comunicación, afirma que más del 90% de los mensajes emocionales es de naturaleza no verbal (la inflexión de la voz, la brusquedad de un gesto, etc) y que este tipo de mensaje suele captarse de manera inconsciente, sin que el interlocutor repare, por cierto, en la naturaleza de lo que está comunicando y se limite tan solo a registrarlo y responder implícitamente”.

¿Cuándo y cómo desarrollamos la empatía? Los últimos estudios evolutivos nos dicen que desde que nacemos, sin ser todavía conscientes de ello, ya tenemos un comportamiento empático. Cuando un bebe escucha a otro bebe llorando, él mismo lo hace. Es común escuchar a las abuelas aconsejando a las madres primerizas que nos se pongan nerviosas porque lo transmiten a los hijos y estos lloran más fuerte o se enervan. ¿Qué es eso sino empatía? Es desde el nacimiento cuando empezamos a desarrollar la empatía a través de la relación con los padres. Es muy importante para este desarrollo que los padres respondan y sintonicen con su hijo desde su nacimiento. Cuando un bebe grita de alegría y no obtiene respuesta de sus padres dejará de expresar esta emoción. El siguiente paso será dejar de mostrar sus emociones, más tarde dejará de sentir emociones y le será imposible reconocerlas en los demás. Y ya sabemos que si no somos capaces de reconocer las emociones ajenas, mucho menos podremos empatizar con ellas.

La gente con un alto grado de empatía son personas que suelen dedicarse a profesiones altruistas y también suelen ser líderes. Son esos amigos con los que siempre deseamos estar porque solo con mirarnos saben que nos pasa y a penas tenemos que hablar  para que ellos nos entiendan. Las emociones no corresponden al cerebro racional y por tanto no pueden ser entendidas de esa forma. Las emociones son y nacen en el cerebro emocional y desde allí debemos interpretarlas. Cuando vemos a alguien llorar, sin hacer ningún razonamiento, sabemos que se siente mal, lo mismo ocurre con la risa o con las demostraciones emocionales más obvias. Eso nos demuestra que no necesitamos pensar para sentir sino que primero sentimos y más tarde pensamos ¿por qué llora? o ¿por qué ríe?, etc.

Respecto al mundo laboral, la empatía es tan necesaria como lo es poder comunicarse. Por ejemplo, existe una anécdota que trata sobre una secretaria que nada más ver a su jefa entrar por la puerta cada mañana, ya sabía si estaba de buen humor o no. Solo por la forma de vestir (colores oscuros si era un mal día, colores vivos los buenos) y por su maquillaje (sin maquillar los malos y maquillada los buenos) sabía si debía empezar el día dándole las buenas noticias antes y las malas después o viceversa. Esto le hacía la vida mucho más fácil a ella y a su jefa también.

Anna Parker, directiva norteamericana cuenta que el secreto de su éxito es el manejo de su equipo de trabajo. Cuando alguien de su equipo llega a la oficina con los ojos hinchados o con mala cara por la mañana, lo primero que hace es encontrar una excusa para poder charlar tranquilamente con la persona. El empleado, ante su interés, le abren su corazón y pasada media hora ya está completamente capacitada-o para entregarse al trabajo sin obstáculos personales. Al poder expresar y exteriorizar sus emociones, las personas se sienten comprendidas y pueden focalizarse en el trabajo.

images

Anuncios

5 comentarios en “La empatia como base de la vida .

    • Begoña Viña dijo:

      Gracias Emma pretendo acercar los conceptos de la Inteligencia Emocional a personas que quizás no tengan una base de fondo en psicología , coaching y pnl . Es un blog para ayudar y por eso pretendo siempre que sea lo mas claro posible .
      Un abrazo
      Begoña

  1. Joan Manel dijo:

    Los políticos deberían tomar más de esta medicina. En cuanto a las relaciones personales siempre nos debemos poner en la piel del otro.
    Saludos.
    JM

  2. Ignacio dijo:

    Magnífica esta breve teoría para llegar a dar a entender la inmensidad del concepto. A mí me encantaría que al menos en el ámbito sanitario que es el que conozco, al menos se hiciera como cursos de pocas horas, cada cierto tiempo, algo para la introyección de este concepto, y como asignatura obligatoria en el campo de la medicina ya que, tristemente, muchos de los que trabajamos en este campo, carecen de lo que -bajo mi punto de vista- debiera ser la principal virtud de la persona que desee dedicarse al campo de la salud… pero reincido en todas personas, incluidos los que más mandan, que son en muchas ocasiones los que carecen de esta esencial virtud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s