La formación continua en las organizaciones

Actualmente nos encontramos sumergidos en un mundo social de cambio y innovación. En todo tipo de semana independientemente del carácter que esta tenga pública o privada, es evidente esta preferencia. Las innovaciones ocurren rápidamente, los productos cada vez se estropean más rápidamente, los gustos de los consumidores cambian. El ambiente es quien ocasiona este cambio constante y deben ser las organizaciones quienes almacenen el desafío del cambio, avalando la conservación de su competitividad. Las organizaciones conocen que los beneficios se acrecientan, en parte , por el talento de sus trabajadores para acomodarse y obrar en un ambiente cambiante .

Para entender el parecer de la formación continua es imprescindible que se piense en un aprendizaje durante toda la vida. Habitualmente se relacionó el periodo de formación con aquel que comprendía la etapa académica o escolar. Tras este período se suponía que ya podía llevar a cabo cualquier actividad en la sociedad. Resulta claro y en mi opinión que el individuo debe continuar su formación para poder ajustarse a los nuevos cambios que puedan surgir .


Extrapolando esta afirmación al campo empresarial y de recursos humanos que es el que nos ocupa en el blog, con el tiempo las organizaciones cambian sus procedimientos de producción y los trabajadores deben procurar nuevos saberes, habilidades y gestos. Para avalar el recilaje profesional las organizaciones inician programas de formación. A este tipo de formación se le define como formación continua, porque debe alargarse en el tiempo , adelantarse y contestar a las variaciones que puedan suceder .

Hace ya unos cuantos años que las organizaciones captan el interés que tiene la formación continua de cara a satisfacer la demanda del negocio y por lo tanto para llegar a las metas de la organización. Como efecto cada vez hay más empresas que establecen planes de formación continua para sus trabajadores.

Desde las diversas Administraciones Públicas tanto nacionales como europeas se procura ayudar a la entrada de organizaciones y trabajadores a la formación continua . Para ello se desenvuelven programas cuyo término es el de promover y respaldar monetariamente proyectos organizacionales de formación continua .

Sin embargo , esta posición no siempre se ha dado . Hasta hace unos cuantos años las organizaciones dedicaban insignifcantes cantidades de dinero a la formación de sus trabajadores porque lo consideraban un coste inútil que no producia nada a la organización . Gracias que esta afirmación está cambiando y son muchas las organizaciones que incluyen partidas específicas en los presupuestos anuales para la formación de sus trabajadores . Para estas organizaciones en lugar de ser un gasto es invertir en su fuerza más importante : los trabajadores.

Que una organización desarrolle políticas de formación no depende ni más ni menos de que la dirección confie en la formación y en los beneficios que producirá en la organización. Pero es necesario que los propios trabajadores vean que la colaboración en el proceso formativo es útil . No cabe duda que la formación continua supone un esfuerzo tanto para la empresa por su carácter monetario como para el propio trabajador de carácter personal . Para ganar la resistencia lógica que todos los individuos perciben hacia el esfuerzo , al trabajador se le debe demostrar lo necesario que es para él ponerse al día en sus conocimientos , aumentar sus competencias y acrecentar sus conductas . Ha de ser responsable de la exigencia de la formación para poder afrontar nuevas direcciones , para poder ascender y desenvolverse profesionalmente dentro de la organización , convetirse en un trabajador polivalente al que la empresa podrá encargarle unos trabajos o otros , en función de las demandas del ambiente .

Cuando oímos hablar de formación continua en nuestra mente retumba el concepto de cursos de formación . Los cursos son una de las mejores formas de acercarse a la formación de los trabajadores pero no son precisas . Es necesario que el propio trabajador vea que la formación continua como una evolución continua y que contribuya en él , no debe limitarse a la formación acumulada en estos cursos . El trabajador debe estar al día en su ámbito de trabajo , dentro de su actividad laboral , congresos , revistas especializadas le permiten seguir su desarrollo profesional . La organización debe ocuparse de que sus empleados puedan llegar a estas formas de proseguir con su formación.

Anuncios

2 comentarios en “La formación continua en las organizaciones

  1. Miguel Ángel García dijo:

    Cuanto tienen que aprender las organizaciones en fomentar y colocar como uno de los pilares fundamentales de su crecimiento la formación de los trabajadores y los empleados en valorar en su justa medida las posibilidades que genera dicha formación

  2. manel macià dijo:

    Pero no formación de “pote” esa que se ofrece por que hay que gastar los fondos de la tripartita. Formación personalizada y ajustada alas necesidades del puesto y de la empresa.
    Formar, no informar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s