¿Cómo se desarrolla la realidad del acoso laboral?

La realidad del acoso laboral presenta un patrón más o menos persistente de progreso. Como, obviamente, no se aplica un procedimiento determinado, menos aún atesora una señal de comienzo obvio, invariablemente equivalente, estimable sin desconfianza. Habitualmente en mobbing se advierte como señales la asiduidad y la frecuencia, no como tal consideración hasta que se formalizan ambos requisitos.

Si bien todo aparece en un instante dado. Esa causa está en una apreciación del hostigado por parte del hostigador. A partir de esa apreciación y evaluación se va levantando un bucle, que es capaz de comenzar con una magnitud depreciativa para ir en aumento.

Las actuaciones, sobre todo en los momentos iniciales, no son obvias ni peligrosas, individualmente examinadas. Puede radicar en diminutas burlas sobre la apariencia o el tono del hostigado.

145H (1)El vínculo que se presentaba con los superiores o con los compañeros se observa estropeado.Se empieza a polemizar el trabajo que está realizando el damnificado mediante comentarios abusivos al trabajo. Estos comentarios, que se airean de manera notoria , pueden aludir a la no ejecución de un trabajo que en verdad no le concierne al damnificado, de no satisfacer con un cometido impracticable de finalizar por desmesurada  o por errar al secundar unas ordenes premeditadamente revueltas.

El atacante, o los atacantes comparecen con sus comentarios, ofensas y chivatazos a lo superiores jerárquicos de manera que el herido empieza a malograr su buena fama ante la dirección y también sus factibles sostenes.

Debe mencionarse que es la perpetuación en la duración de los ataques lo que muestra la oposición del mobbing de los corrientes desencuentros y desigualdades habituales en la sucesión de las ocupaciones frecuentes. El acoso psicológico en el trabajo permanece en el tiempo hasta que se consuma l118Ha meta. En la misma coyuntura los comentarios y ofensas, las distintas maneras de embestidas van in crechendo incesantemente, son cada vez más crueles.

Extrañamente los dañados por esta disposición acostumbran a mantenerse ajenos de la misma, es decir, que se asiste a una postura intencional. Descubren consustancialmente un daño en los vínculos personales. Su estropeado vínculo personal empeora en aislamiento con su entorno laboral. La victima del mobbing es constantemente juzgada por el trabajo que ha realizado.

Sin vínculos con los demás integrantes de la organización, apartada, siendo objeto de crueles comentarios e injurias ve totalmente fracturada su solidez emocional.

Este es casi el último paso en el proceso del mobbing. Despedaza la solidez emocional del perjudicado, dañada su dignidad, aislada e incomunicada, es aquí cuando la víctima renuncia a continuar en la organización.

El último paso por tanto sería que el hostigado renunciase a continuar en la organización.

En algunas ocasiones esto se encauza hacia quitarse la vida. El renunciar al trabajo se vive de manera compleja y dependiendo de la organización en la que haya desarrollado su actividad laboral administración pública o servicios de salud por ejemplo se tiene en cuenta que el futuro laboral de la víctima resultará complicado sobre todo por el daño que ha sufrido en su dignidad  y la estimación de sí misma que está menguada.

Quiero terminar con trozos de una película sobre está temática titulada Mobbing  que refleja la realidad que sufre  Marina.

¿ Qué opináis ?

6 comentarios en “¿Cómo se desarrolla la realidad del acoso laboral?

  1. ireneschwartz dijo:

    Yo he sufrido de ello en un gran empresa de la construcción a la cual no mencionaré pero si acaso alguno me lee aquí me reconocerá y ellos también.

    El mobbing no sólo te destruye en el ámbito laboral donde pasas muchas horas, te llega hasta a desestabilizar en tu entorno más cercano, y es muy difícil de explicar a tu entorno, y hasta a los médicos que lo consideran todavía como enfermedad común. Pero no es común, es una enfermedad provocada deliberadamente para destruirte y que la empresa se deshaga de alguien con el menor coste posible para ella claro está, para quienes estorbas.

    No soy una persona débil y gané mi lucha si bien la empresa luego me despidió con un ere en estos tiempos tan desafortunados. La lucha es primero reconocer y apreciar lo que está pasando, intentar tomar fuerzas, bajas si en algún momento se necesitan y volver con energía, no aconsejo una baja prolongada ya que volver se hace más duro; siempre que se pueda claro está. Y por supuesto asesorarse con psicólogos, psiquiatras y abogados, no hay otra manera. Y reunir todas las pruebas que se puedan recabar y denunciar, denunciar y denunciar. Los cobardes no ganan esa batalla cuando se les hace frente.

    Gracias por levantar este lamentable hecho tan recurrente y más en la época que nos toca vivir, donde además los compañeros a menudo miran hacia otro lado por el miedo, siempre el miedo.

    • Begoña Viña dijo:

      Buenas tardes Irene cuando sufres una situación de mobbing ir a trabajar se convierte en una lacra y afecta a todos los aspectos de tu vida . Pero creo que está situación bien ocasionada por la valía de quién la sufre en sus carnes. De todo se sale con fuerza y determinación y pensando que no todos los climas laborales son tóxicos. Feliz fin de semana y gracias por leerme y comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s