¿Y tú te desbordas en el trabajo?

Hoy traigo un review como en la semana pasada de preguntas que me hicistéis queridos lectores a raíz de mi intervención en la Revista Expertas del Grupo Alimentario Día hablando sobre el Desbordamiento Emocional y que podéis visualizar a continuación.

Cualquier consulta que me queráis hacer llegar sobre temáticas relacionadas con el asesoramiento laboral, de recursos humanos etc  os recuerdo que podéis hacerlo en el apartado de Contacto de mi blog.

 ¿Qué genera el desborde emocional?

Nuestros recuerdos se encuentran afincados en la denominada “amígdala”. Actúa como un gran almacén dónde se acumulan todas nuestras prácticas emocionales desde nuestro nacimiento. Durante nuestra vida vamos acumulando experiencias que entran de manera directa a formar parte de nuestro carácter que archivamos como “carpetas de semejanza” vivencias de amor, repudio, insulto, agravio. El desbordamiento emocional puede surgir por una incitación exterior o interior, es como si en un determinado momento estamos moviendo una botella de champán de tanto que la batimos acaba descorchándose en ese clic como la botella de champán aparecen todas las indagaciones reunidas. En ese instante la resistencia es instintiva. El cerebro emocional toca el cerebro lógico y nos desbordamos. Esto obedece al tipo de impulso, la valoración que hagamos del propósito y de la manera en que hayamos solucionado esta misma situación en vivencias previas.

¿Hay personalidades más propensas a desbordarse? ¿Y/o hay contextos personales o laborales que estemos más propensos al desborde?

Si, podemos poner como ejemplos las personas con una personalidad hipersensible son personas con un gran problema para utilizar sus emociones, impresiones, la situación se les va de las manos, amplían los emplazamientos, no pueden reflexionar y llega el desborde emocional. Personas muy exigentes consigo mismas y que no soportan delegar tareas.
A la segunda parte de tu pregunta estamos viviendo en una sociedad que nos exige mucho tanto a nivel personal como profesional buscamos el reconocimiento por el puesto que ocupamos, queremos cumplir con todas las obligaciones en este contexto vivimos y con este nivel de exigencia puede darse con más rapidez el desborde emocional.

¿Es sano expresar este desborde en el ámbito laboral o es preferible desahogarse fuera del trabajo, para mantener determinada imagen frente a los compañeros y a los jefes?

Bajo mi punto de vista el trabajador es una persona con emociones y sentimientos. Si sientes que puedes expresarlas y exteriorizarlas te sientes comprendida y puedes centrarte en el trabajo. Dice un proverbio chino “Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.
Para mí la empatía es básica en la vida y en el mundo laboral como la comunicación. Primero solemos sentir y luego pensar.

8379463998_3eb59d67cc_b

 ¿Se puede aprender a controlar las reacciones desmedidas? ¿Cómo?

Debemos de efectuar una labor de autoconocimiento y descubrimiento de los hábitos emocionales significativos de nuestra vida y debemos esforzarnos en cultivar nuestro autocontrol personal. Además debemos aprender por qué experimentamos ésta o aquella emoción y así podremos manejarlas.

Es necesario aprender a manejar la Inteligencia Emocional que es la capacidad para descubrir y comprender nuestras inquietudes, conocer las circunstancias en la que nos hallamos , reconocer la forma en que aqueja nuestra conducta y determinar la manera como manifestamos las sensaciones que estos nos originan.

El autocontrol de las emociones se consigue . Podemos dar unas pautas de manera muy resumida.

– Expresa las emociones con vocablos precisos que nos ayudará a comprender nuestras propias emociones o lo que siente la otra persona.

– Debatir sobre ciertas oposiciones y costumbres que asumimos como habituales. La manida frase de “ Yo soy así “.

– No rechazar las emociones consideradas negativas ira , temor , pena.

– Salir de los razonamientos negativos que ocasionan la explosión emocional.

– Valorar los rebotes excesivos para saber que se oculta tras ellos para reconocer si son una cuestión de la situación o obedecen a algo que encierra más profundidad.

– Desarrollar costumbres, prácticas y localizaciones positivas.

– Reconocer las huellas corporales que conducen al desborde.

-Concretar la correlación entre resistencia y emoción.

¿Nos afecta el desborde de los compañeros?

Por supuesto que si es de vital importancia para cualquier organización un gran ambiente laboral o lo que las personas que nos dedicamos a la gestión de éstas denominamos clima laboral. Cuando las personas tienen compañeros encantadores, colaboradores que saben ponerse en el lugar del otr6074167756_3ec7760ef0o el rendimiento es mayor y se implican más con su trabajo.
En sentido contrapuesto las emociones negativas nos entorpecen, nos obstaculizan y nos encaminan a cometer equivocaciones. Cuando sufrimos “disgustos” la desmotivación manda en el clima laboral.

¿Se puede ayudar a quién se desborda? ¿Cómo?

En el ámbito personal lo mencionábamos anteriormente a través de la Inteligencia Emocional y el autoconocimiento.
Desde el punto de vista organizacional bajo mi punto de vista potenciando la inteligencia emocional en la organización lo que potenciará su éxito y básicamente como decía Goleman padre de este término a través del liderazgo.
“El liderazgo no tiene que ver con el control de los demás sino con el arte de persuadirles para colaborar en la construcción de un objetivo común. Y en lo que respecta a nuestro propio mundo interior, nada hay más esencial para poder reconocer nuestro sentimientos más profundos para estar más satisfechos en nuestro trabajo”
– Debemos ayudarle.
– Amplitud para manifestar los juicios de manera constructiva
– Aceptar la diversidad de las personas que conforman la organización
– Constituir redes de confianza, comunicación y experiencia eficaces como manifiesta Goleman.

¿Cómo se relaciona la inteligencia emocional con el manejo de los sentimientos o reacciones?
Es equivalente la envergadura de conocer que se siente como saber usarlo. Las emociones pueden empañar nuestra inteligencia racional es primordial para el triunfo laboral y social tener el talento para entenderlas y conducirlas sin que obstaculicen nuestros fines.
No somos capaces de seleccionar nuestras emociones pero debemos ser capaces de saber que realizar con ellos. La mayoría de nuestras conductas vienen heredadas del entorno en que nos hemos desarrollado y es difícil de romper pero debemos ponerlos y cultivar otro tipo de conductas.
A veces insistimos en ser cautivos de las emociones y no poseemos dominio sobre éstas. Esto provoca que estemos a merced de cualquier situación que a veces nos afecta. El estrés provoca reacciones exageradas por eso es de vital importancia dominar las emociones y no permanecer cautiva ni del razonamiento ni de la emoción.

Os dejó como siempre un vídeo relacionado con el post de esta semana espero que os guste y os pregunto ¿ Os desbordáis en el trabajo ?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s