La chica que no sabía decir que NO

Uno de mis mayores errores quizás es uno de mis mejores dones. No puedo decir que no. Esto conlleva que tenga que estar constantemente haciendo cosas para ponerme al día, entiendo perfectamente aquello de que hay que decir que no y sé como evitar seguir al resto, el caso es ponerlo en práctica. Pero aún así, no suelo decir que NO. Bueno esto era así, hasta hace poco.

El talento de decir no y no decir sí a todo

Con el tiempo este blog ha ido creciendo hoy cumplimos seis años, no sé si es popular o no ni me lo cuestiono sólo sé que empezó siendo pequeñito y ahora parece ser que es “conocido” mis proyectos como “freelance” van tomando forma pasito a paso. Se me piden favores en forma de tiempo, experiencia o incluso por parte de la comunidad que tanto me he esforzado y trabajado en crear. Es agotador. Lo confieso aquí soy una persona bondadosa por naturaleza. Quizás tú también lo seas. Que le voy a hacer me gusta que la gente sea feliz, siempre he sido de las que ayudaba y porque no confesarlo me gusta que me quieran y querer a los demás  pero en realidad.¡No lo hacemos todos !.Esta es la razón por la que soy la chica que no puede decir que NO.

Con esto te quiero transmitir que tanto tú como yo si no sabes decir que no estamos desvalorizando el valor de nuestro tiempo, tu tiempo al decir que SÍ a todo y en mi caso a mis proyectos como profesional independiente. Cuando erramos en decir que No, lo que realmente estamos transmitiendo es: “Está perfecto. Mi experiencia no es tan significativa”.

 

Decir que no me perjudica en otras formas sería mentirme a mí misma, estoy alargando el tiempo. Ya es bastante duro ser emprendedora y meter 2-3 proyectos de ayuda desinteresada, y estoy agotada. Me queda poco tiempo para la persona más importante: yo misma.

De la chica que no podía decir que no  a todo a la chica que está diciendo sí a todo 

Estoy diciendo sí a mí. Sí a hacer deporte. Sí para tomar decisiones sobre mis proyectos profesionales y a personas saludables. Y digo NO a los que No.

Ahora, escojo mis oportunidades. Estoy descartando esas ofertas que no son convenientes para mí. Estoy estudiando el gran arte de decir que no a esas oportunidades que no me enriquecen. Mi tiempo importa y el tuyo también. He pasado de la chica que no sabía decir que no a la chica que sabe decir que Sí y que No. He descubierto que aunque cuesta al principio decir que no con el tiempo ya vas cogiendo más práctica. Esto me ha ayudado a definir mejor el target de mis proyectos y sobre todo que vereda quiero transitar. Decir que no es empoderador, energizante y en definitiva algo beneficioso.

¿Cómo estás tú diciendo hoy que “NO”? Espero tus comentarios. 

Y termino con este vídeo en clave divertida sobre el tema.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .