¿Es el camino o no el objetivo final?

Estamos viendo que cada día el estrés laboral es mayor y la exigencia se eleva con jornadas más largas y una mayor exigencia en el teletrabajo. Los empleados flexibles que se adaptan rápidamente a los requisitos cambiantes del trabajo y adquieren nuevas habilidades son, por lo tanto, los recursos más valiosos en un entorno empresarial dinámico porque, después de todo, la flexibilidad también es un factor de resiliencia.

¿Cómo se puede aumentar esta flexibilidad entre los empleados y dónde pueden aprender algo los gerentes?

Las metas son importantes al igual que la flexibilidad para conseguirlas.

Los deportistas de alto nivel en activo y ex deportistas no solo son invitados solicitados en las empresas en tiempos de crisis. Están llamados a motivar e inspirar a la fuerza laboral con sus historias de éxito y desventuras, y a transmitir valores deportivos como el rendimiento, el trabajo en equipo y el éxito. ¿Qué podemos aprender de los mejores atletas para lidiar de manera más efectiva con condiciones volátiles e inciertas? ¿Y cómo pueden los gerentes apoyar a sus empleados en esto?

Sin lugar a dudas los objetivos son una parte muy importante de la motivación y ya estemos en una competición, olimpiadas o en la cumbre de cualquier organización cualquier objetivo necesita acción. Para alcanzar cualquier meta existen dos tipos de orientación:

  • Orientación al objetivo del desempeño significa centrarse en demostrar competencia, lo que se logra a través de la gestión de impresiones (por ejemplo, mostrando a los demás que es inteligente) y superando a los demás (aspiraciones normativas)
  • Orientación objetivo de dominio. Se describe como centrado en el desarrollo de competencias al poner énfasis en el desarrollo, el aprendizaje y la profundización de la comprensión y se trata de centrarse en lo que se necesita dar lo mejor de ti y mejorar, y eso independientemente del resultado final. En el mejor de los casos, el éxito normativo es un subproducto. El enfoque aquí está enteramente en uno mismo y en la propia esfera de control.

Estamos oyendo siempre que los atletas que tiene éxito siempre colocan el proceso en el centro de su desarrollo. Hay que ver el fracaso como algo que nos impulsa y ver la adversidad como una oportunidad de mejora, esa es la esencia de la meta de dominio

Cómo dice los entrenadores ¿Qué es importante ahora? GANAR. Esta pregunta hace que bajo estas circunstancias se permite más flexibilidad sin perder de vista el objetivo.

¿En qué medida se puede observar esta mentalidad en el trabajo de los gerentes y qué influencia tiene la orientación a metas de dominio en la flexibilidad de los empleados?

Orientación a objetivos de dominio para una mayor flexibilidad.

Solberg y Sandvik en un estudio del año 2021 examinaron si los líderes tienen a la volatilidad y a la incertidumbre con la orientación a objetivos de dominio en su entorno organizacional como una oportunidad de desarrollo y en consecuencia, su enfoque de resolución de problemas está orientado al aprendizaje para los desafíos que tienen que experimentar. Este tipo de líderes crean un contexto de trabajo en el que prima el aprendizaje y dominar el esfuerzo a través de un esfuerzo individual y colaborando con los compañeros.

Los trabajadores que realizan su actividad para este tipo de líderes experimentan un «clima laboral de dominio» en sus organizaciones lo que favorece la flexibilidad individual. Pero esto ocasiona ciertos efectos secundarios porque este tipo de líderes están acostumbrados a los retos continuos tienden a buscar más activamente tareas y situaciones difíciles que prometan un mayor crecimiento. Como resultado, los empleados pueden percibir esta flexibilidad como impuesta en lugar de intrínsecamente motivada, lo que a su vez puede anular por completo el efecto positivo del «clima de dominio».

Los gerentes pueden promover la flexibilidad en los empleados cuando crean un «clima de dominio» centrándose en las oportunidades de desarrollo, mientras suprimen la flexibilidad cuando se espera explícitamente tal comportamiento.

Cómo los líderes pueden promover la flexibilidad.

Los gerentes deben ser capaces de reconocer cómo la orientación a metas está relacionada con diferentes comportamientos. Aquí dejo algunos consejos para los gerentes:

  • Reflexiona sobre tu propia orientación hacia las metas. ¿Cómo los muestras y a qué los atas?
  • Fomentar una cultura de aprendizaje y colaboración. Aquí es importante reforzar los impulsos positivos, pero también dar ejemplo uno mismo.
  • Evita comportamientos que puedan causar efectos negativos, como tareas que excedan el nivel de madurez de sus empleados, ejercer demasiada presión o articular expectativas demasiado altas.

Solo con poner «ojos en el premio» no siempre trae el resultado deseado. Recuerda cómo los atletas exitosos se enfocan en el proceso para lograr sus objetivos y crean un clima de dominio que brinda a sus empleados más flexibilidad y los hace más resistentes a la incertidumbre y la volatilidad.

Anuncio publicitario

Un comentario en “¿Es el camino o no el objetivo final?

  1. Pingback: ¿Es el camino o no el objetivo final? – test

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.